miércoles, 4 de mayo de 2011

Concurso de Microrrelatos "Ninfosis"

El IES Murgi de El Ejido, como parte de las actividades de apertura de su renovada Biblioteca, organiza el presente concurso de microrrelatos, según las siguientes

BASES

Podrán presentarse al concurso alumnos y alumnas del IES Murgi que, en el curso 2010/11, se encuentren matriculados en 1º o 2º de ESO.

Los microrrelatos estarán escritos en lengua española o inglesa, y cada autor/a podrá presentar un máximo de dos microrrelatos.

Los microrrelatos deberán concluir la siguiente situación, escuchada en la ficción sonora “Ninfosis”: un joven se encuentra adormilado en el asiento delantero de un coche con las ventanillas abiertas por las que empiezan a colarse unos extraños gusanos...

Los microrrelatos deberán contar con un narrador protagonista (escritos en primera persona del singular) y deberán comenzar con la frase: “Me adormecí...”

La extensión del microrrelato no podrá ser superior a 200 palabras.

Los microrrelatos se escribirán como Comentario a la entrada: “Concurso de microrrelatos Ninfosis” del blog de la biblioteca del IES Murgi, accesible en la siguiente dirección web: http://bibliotecaiesmurgi.blogspot.com/. Deberán ir firmados con un nombre ficticio o pseudónimo.

Además, en el interior de un sobre cerrado, deberán anotarse los siguientes datos: nombre y apellidos, curso y grupo del autor/a. En el exterior del sobre deberá escribirse el pseudónimo inventado. Este sobre deberá ser entregado por cada alumno/a participante a su profesor/a de lengua castellana y literatura.

Un jurado compuesto por personas relacionadas con la creación literaria otorgará los premios.

Se concederán los siguientes premios:

Un primer premio de OCHENTA euros en libros seleccionados por el autor/a en las librerías Sintagma o Papelo de El Ejido, y Diploma.

Un segundo premio de CUARENTA euros en libros seleccionados por el autor/a en las librerías Sintagma o Papelo de El Ejido, y Diploma.

Además de los dos microrrelatos ganadores, el jurado seleccionará hasta un máximo de diez relatos para su publicación en la revista del IES Murgi, 'Crónicas Murgianas', así como en el blog de la biblioteca: http://bibliotecaiesmurgi.blogspot.com/, que también anuncia estas Bases.

El plazo de admisión de relatos finalizará a las 24 horas del día 24 de mayo de 2011. El fallo se hará público a través del mencionado blog de la biblioteca del IES Murgi. Y directamente a los ganadores.

La participación en el Concurso implica la aceptación de sus Bases.

Aquí puedes volver a escuchar esta terrorífica ficción sonora:

65 comentarios:

Anónimo dijo...

hello kitty
yo me sentia adormilada en el asiento delantero del coche sin darme cuenta me deje la ventanilla abierta del coche.Sentia unas ligeras cosquillas en todo el cuerpo,habri los ojos y vi a los gusanos en mi cara.Sentia como sus viscosas patas estaban en mi cara inyentandome su veneno,sentia como la cara se me paralizaba.Despues de un buen rato sentia unos pequeños golpes en la ventanilla habri los ojos y era un estraño hombre sin dedos y con la cara como si se la hubiese quemado.Luego el me ayudo a limpiarme la cara y me dio como un especie de elisir para que el veneno se me fuese cuando lloraba.Le pregunte al hombre que porque tenia asi la cara y los dedos y me dijo que preferia no hablar de eso.Luego mas tarde me dijo que me lo iba a contar pero que no le dijese nada a nadie,me dijo que tenia asi la cara porque estaba recojiendo sus hortalizas y de pronto sintio como que algo le daba bocaos en el cara se la toco y se dio cuenta de que era los malditos gusanos,me dijo que no tenia dedos porque un dia estaba haciendose una ensalada con las hortalizas que habia recigido antes,corto con el cuchillo las hortalizas y de cada una salian gusanos muertos de hambre le comieron todos los dedos.Al final la placa de gusanos se hizo cada vez mas grande hasta que todos las personas que vivian alli se tuvieron que ir a la cuidad pero la mayoria murio porque los gusanos se comian las paredes porque ya los agricultores no cultivaban.

Anónimo dijo...

Atenea
yo me adormeci en el asiento del coche y me deje las ventanillas del coche abiertas todo por la culpa del telefono movil que me habia sonado.Pose los pies encima del volante y me dormi.Tras unas 3 horas de siesta sentia como si los pies me quemaban.Me quite los zapatos y los caletines y descubri que en ellos habria entrando unas seres misteriosos que tenian a todo el pueblo revuelto y no me estrañaba.Rapidamente me los quite uno a uno y con sus dientes me quisieron morder las yemas de los dedos.Cerre la ventanilla rapidamente antes de que esos asquerosos bichos repunantes entrasen de nuevo.Estaba lloviendo y por un momento eschuche los alaridos de los gusanos a notar que el agua los empapaba.Habia muchos baches y se llenaron de agua y era muy dificil esquivarlos.Varia veces me tope con ellos y temia de que darme encajado.Me desvie y me encontre un camino pedregoso,solitario y oscuro.Llegue a la casa que habia ido antes para llevarle la compra del supermercado.Me encontre con el niño de antes y le dije que si tenia algo que ocultar y me dijo que si pero que no dijese nada o si no podria lamentarlo.Me conto que el era amigo de los gusanos y que tambien se podria decir que el le echaba comida a los gusanos.Yo le pregunte que porque hacia eso que si no estaba bien de la cabeza y me dijo que hacia eso para llamar la atencion de sus padres porque no le hacian caso ya que decian que era un niño muy rarito.EL niño daba de comer a los gusanos porque su padre era lechador y cortaba pinos y los llevaba a su casa para no pasar frio en el invierno.Entonces el niño le echaba pequeños trozos destartalados de pino a los gusanos.AL final el niño se fue al bosques con los gusanos me despedi de el.Cuando vi que la silueta del niño desaparecia en el orizonte comenzaba a amanecer.Busque en mi coche con una unica idea en mi cabeza,descansar.

Anónimo dijo...

Samatron
Me adormecí...De repente me encuentro en un lugar oscuro...<<¿Me abré dormido?>>me pregunté.Al final veo una luz, y contra mas me acerco mas viento hace;justo cuando iba a sentarme, el viento trae una voz misteriosa susurrando<me giro y veo que el viento va trayendo espinas...me fijo mejor y veo que son espinas de gusanos.Rapidamente me voy esquivando espina por espina, pero otra vez el viento trae esa voz misteriosa susurrandome<>en ese descuido se me clava una espina en la mano.Ya, cuando cesa el viento, me miré la mano y la tenía roja e hinchada, rápidamente me quité la espina del gusano y sentí tal dolor que parecía que todo se desvanecía.

De pronto aparezco en la furgoneta y abajo una cuesta que llevaba a lo profundo del valle<>me dije.Me iba a adentrar en lo profundo del valle, pero algo me dijo que no lo hiciese y me dí la vuelta con un cierto hormigueo en la mano...

Anónimo dijo...

Samatron
Me adormecí...De repente me encuentro en un lugar oscuro..."¿Me abré dormido?"me pregunté.Al final veo una luz, y contra mas me acerco mas viento hace;justo cuando iba a sentarme, el viento trae una voz misteriosa susurrando"eessppiinnaass"me giro y veo que el viento va trayendo espinas...me fijo mejor y veo que son espinas de gusanos.Rapidamente me voy esquivando espina por espina, pero otra vez el viento trae esa voz misteriosa susurrandome"eessttooyy aaqquuííí, jí jí, hhoolaa"en ese descuido se me clava una espina en la mano.Ya, cuando cesa el viento, me miré la mano y la tenía roja e hinchada, rápidamente me quité la espina del gusano y sentí tal dolor que parecía que todo se desvanecía.

De pronto aparezco en la furgoneta y abajo una cuesta que llevaba a lo profundo del valle"tubo que ser un sueño"me dije.Me iba a adentrar en lo profundo del valle, pero algo me dijo que no lo hiciese y me dí la vuelta con un cierto hormigueo en la mano...

Anónimo dijo...

Seudónimo: escritor/a a media noche

Me adormecí… Creía que no podía sentir nada, pero no fue así. Un hormigueo me recorría el cuerpo, y entonces, un escalofrío hizo que abriese los ojos. Fue en ese mismo momento cuando vi todos esos asquerosos bichos trepando por mi cuerpo. En mis inútiles esfuerzos por salir del coche, sentí cientos de pinchazos. El veneno me hizo desfallecer de nuevo.
De repente, desperté en la casa del niño que visité anteriormente, estaba cubierto por la crema que compró Elías.
-Señor… ¿Está bien?
El niño se preocupó.
-Sí, gracias. ¿Me han traído aquí tus padres?
-No, mis padres no han llegado.
-Pero, es tarde. ¿Cuánto hace que los esperas?
-No me acuerdo, hace mucho tiempo.
Aquel niño estaba abandonado.
-¿Cómo te llamas?
-Tampoco lo recuerdo. Nadie habla conmigo desde que murió. Pero ahora ya tengo un nuevo amigo.
-¿Quién murió?
-Mi amigo, el repartidor del supermercado.
El niño me ató pies y manos y me llevó a una pequeña habitación donde había un cadáver, que tenía púas de gusano por todas partes. El niño le habló y le dijo.
-Ya te dije que te reemplazaría.
Tragué saliva.
-¿Por qué le hiciste eso?
-Me quiso abandonar, igual que mis padres.


FIN.

afrodita dijo...

Me adormecí y de repente,un gusano se me acercó y me empezó a clavar sus pelos.Era como entre ninfa y gusano.Después de un rato me desperté vi como me mordian todo el cuerpo eran muy grandes había uno de un tamaño atroz,media como unos 30 centímetros me asuste,a continuación un temblor recubrió mi cuerpo entero sentía que iba a morir pero llego alguien se llamaba Lucas.Él me salvó de esos gusanos pero tenía algo estraño en la cara"la tenía deformada"al verlo sentí un escalofrío y me dí cuenta que... Era el gusano jefe empezé a correr pero el corría más,me atrapó,empezó a hablar un idioma muy raro,llegaron tantos gusanos que me taparon todo el cuerpo al irse me di cuenta de que Elías estaba detras de ellos con la escopeta
-Elías:estás bien?
-yo:sí
-Elías:vamos a mi casa
-yo:vale
nos fuimos a su casa y descubrí que él tenía un cadaver en su casa.Grité volví a mi furgoneta y volví a casa.
eso fué lo que me pasó mi primer día de trabajo

Anónimo dijo...

Jeepers Creepers

Me desperté, no recordaba lo ultimo que había ocurrido las ultimas horas,
no entendia lo que pasaba, estaba en un asiento,tumbado.Mire mi cuerpo y vi que estaba completamente abrigado de pies a cabeza, de pronto escuche una voz, era como un deyabu, esa voz la habia escuchado antes, en algun lugar, cuando en un instante ¡se me paso todo por la cabeza! Era Elías no entendia que estaba pasando, durante unos momentos me lo explico todo muy brevemente en un lugar apartado de esos gusanos.
-Mira chico, estos gusanos pueden provocar perdiras de memoria parciales y estas en un buen aprieto, ¿que es lo que has echo para que te toquen tantos pelos de gusano? Además de que esas pelillos son de gusanos del interior del bosque y...

Me desperte de nuevo,consufo, de pronto miré al frente y vi a Elias, fuera de la furgoneta, luchando por mi vida contra unos gusanos muchisimo mas grandes que los de antes. Habia destrozado la luna conpletamente.Me propuse a salir del coche pero istérico Elías me grito:
-¡¿Donde vas chico?!,entra en el coche y uye, yo soy un vegestorio que no sirve para nada ya, ¡corre!

-Adios, Elías

Anónimo dijo...

Jeepers Creepers

Me adormecí,vi gusanos entrando por la ventanilla y me desmayé.Me desperté de nuevo, no recordaba lo ultimo que había ocurrido en las ultimas horas,
no entendía lo que pasaba, estaba en un asiento,tumbado.Mire mi cuerpo y vi que estaba completamente abrigado de pies a cabeza, de pronto escuche una voz, era como un deyabu, esa voz la había escuchado antes, en algún lugar, cuando en un instante ¡se me paso todo por la cabeza! Era Elías, no entendía que estaba pasando, durante unos momentos me lo explico todo muy brevemente en un lugar apartado de esos gusanos.
-Mira chico, estos gusanos pueden provocar perdiras de memoria parciales y estas en un buen aprieto, ¿que es lo que has echo para que te toquen tantos pelos de gusano? Además , te dije que tuvie...


Me desperte de nuevo,confuso, de pronto miré al frente y vi a Elías, fuera de la furgoneta, luchando por mi vida contra unos gusanos muchísimo mas grandes que los de antes. Habia destrozado la luna conpletamente.Me propuse a salir del coche pero istérico Elías me grito:
-¡¿Donde vas chico?!,entra en el coche y huye, yo soy un vegestorio que no sirve para nada ya, ¡corre!

-Adiós, Elías

Anónimo dijo...

Seudónimo: Alter ego
Me adormecí...El miedo corría por mis venas, mi sangre se congelaba y en la oscuridad solamente se percibía el raudo latido de mi corazón .El viento resonaba entre las casas de aquel misterioso pueblo. Las púas de esos repugnantes seres se amontonaban en mi cristal .Mis pensamientos y me corazón eran presa del pánico .

Intenté volver a descansar ,no lo logré. Sentí un ligero golpe en la ventanilla ,al asomarme vi al niño de antes buscando mi ayuda .No lo entendía,¿En qué podría ayudarle? Yo no tenía ni el más mínimo conocimiento de este pueblo y de esos bichos.
De repente el rostro del niño cambió, estaba perplejo. Noté un cosquilleo en los pies. Miré las ventanillas y comprendí, los gusanos estaban dentro del coche. Salí rápidamente.

Todo pasó tan deprisa, no me di cuenta de que estaba en una casa, debía ser del niño. Oí un ruido extraño procedente del sótano.
Allí había dos ovillos de seda gigantes, la puerta se cerró de un portazo. Al acercarme observé que de los ovillos salían piernas gigantes por las que rodaban gusanos. Huí de aquel lugar, lo olvidé. Pero él a mi no. De noche aparece ese niño pidiéndome auxilio.

Anónimo dijo...

By:Mimi
Me adormecí…
Todo estaba oscuro y de repente se escucharon unos pasos. ¿Dónde estaba? ¿De quién eran esos pasos? Un cuchillo atravesó el techo una y otra vez .Gritaba pidiendo ayuda pero nadie me contestaba. Note un cosquilleo por todas partes. Estaba tan oscuro que no conseguía ver nada pero de repente ya no notaba cosquilleos… eran pinchazos. Y fue ahí cuando me di cuenta de lo que eran .Gusanos, asquerosos y babosos gusanos que no paraban de pincharme y de matarme poco a poco . Intente quitármelos pero no podía, eran como si se me metiesen entre la piel.
Me desperté, y me di cuenta de que estaba en el coche.Intente abrir los ojos y mire el reloj, eran las 03:45 y no me acordaba de nada de lo que me había pasado. De lo único que me acordaba, era de aquel niño tan misterioso.

Juanga dijo...

3SP1N0S4

Me adormecí...Estaba en un lugar muy raro parecía todo tan real que me lo creí intente caminar pero me caí no podía andar sentía que mis piernas se desprendían del cuerpo. Me pregunté:

-¿Sería esto por los gusanos?

De repente me encontré muchos gusanos alineados formando una columna, eran asquerosos, yo intenté arrastrarme para salir de ahí entonces...Me despierto, los gusanos estaban ahí me creía que era una especie de pesadilla pero eran reales estaba plagado todo, no había salida, me rodeaban y eran mayores en número que yo, solo me quedaba rezar pero no lo hice si no que cogí una piedra y se la lancé a un gusano. No servía de nada eran demasiados entonces algunos gusanos me clavaron sus púas, era insoportable me quería morir ahí.

Quedé inconsciente pero unos tiros me despertaron, eran Josué y Elías me alegré me llevaron corriendo a el coche de Elías y me aplicaron una especie de pomada en las manos y por todo el cuerpo.
Entonces se quitó los guantes de las manos y dijo:

-¿ves?

Esto me lo hicieron los gusanos y no es posible curarlo lo siento pero... y en ese momento me quede sin respiración.

Anónimo dijo...

Morena de verde luna
Me odormecí...
Estaba en el asiento de copiloto, me sentia extraño,las manos me dolían, era como si tuviera puñales clavándo en mis dedos. Intenté abrir los ojos poco a poco, pero no me atrevía a mirar lo que habia a mi alrededor. Me armé de valor y los abrí...
Todo estaba muy oscuro, serían la una de la madrugada... intenté coger una linterna, y cuando la encendí tenia las manos rojas con puntos blancos en la carne, me miré todo el cuerpo, me asusté. Los gusanos me habian clavado todos sus puas.
Sali corriendo del coche, no sabia donde ir, hasta que vi la casa del aquel niño tan extraño.
Me apresuré, simplemente para ver si tenia alguna pomada como la de aquel hombre de la escopeta,poder regrasar a mi casa y dejar mi puesto de trabajo.
Toqué dos veces al timbre,nadie me abria, cuando toqué una tarcera vez, en ese momento la puerta se entornó. Era como las típicas pelicula de miedo, pero ya me daba todo igual. Cada vez los dedos se me iban hinchando más y más.
Me quedé en la entrada. Y vi a aquel niño sentado en las escaleras, justo enfrente de mi.
En ese momento me pareció extraño como a un niño de ocho o nueve años le dejaban quedarse hasta esas horas despierto.
-Hola, perdona, ¿están ya tus padres en tu casa?.
-No, todavia no han llegado.
-Es muy tarde, deberías estar durmiendo ya.
-Lo sé. Venias a por una pomada ¿verdad?.
-¿Cómo lo sabes?.
Me quesé soprendido por el comentario de aquel niño.
-No preguntes, y toma.
Me entregó la pomada. Le di las gracias y cuando estaba abriendo la puerta, algo te tocó por detrás. El niño no podia ser, estaba en la parte de arriba de las escaleras. Me di la vuelta sin pensarlo ni un minuto más.
¡Me quedé alucinado!. El niño era el que me había tocado, y a la vez estaba en la escalera.
Oi una voz adulta que me susurraba al oido, y me decía:
-Ve a acostar al niño que ya es muy tarde.
No supe que decir. Todo era demasiado extraño, abrí la puerta para salir corriendo cuanto antes.
Pero por algún motivo no pude, el cuerpo se me quedó paralizado, y la puerta se cerró.
¿Sería este mi destino?¿Quedarme a vivir en esa casa hasta que los padres del niño volvieran?.

Anónimo dijo...

Escrito por: Shirley.

Me adormecí y al despertarme estaba rodeado de gusanos,no sabía qué hacer.
Empecé a temblar y noté que estaba llorando.
Me bajé de la furgoneta y pensé en lo que podía hacer.Decidí empezar a andar por el camino de vuelta.Solo pensaba en salir de allí cuanto antes.
Miré hacia atrás y me sobresalté al ver que me seguían cientos de gusanos espeluznantes.Aligeré el paso.
El veneno se había extendido y mi brazo había adquirido un color morado y me abrasaba.
Cuando me encontraba agotado y creí desmayarme,aparecieron unas luces,al acercarse comprendí que era un coche.
Se paró a mi lado y me gritaron ¡Sube!
Salté dentro,descubrí que era el hombre al que le llevé el pedido.
Los gusanos nos rodearon y comenzaron a subir por el coche.
El hombre soltó una carcajada,bajó la ventanilla y arrojó una botella de gasolina,encendió una cerilla,pisó a fondo el acelerador y arrojó la cerilla por la ventana.Segundos después una gran llamarada iluminó la oscuridad.
Sonaron alaridos y supe que jamás olvidaría ese día.
Al despertar me encontré en un hospital y supe que no era una pesadilla.
Me habían cortado el brazo.

FIN

Anónimo dijo...

Escrito por: Vainilla.

Me adormecí y cuando me desperté y abrí los ojos,pensé por un instante que había tenido una pesadilla,pero al girar la cabeza comprobé que estaba equivocado.
Me rodeaba una intensa niebla y había un olor asqueroso,aquello se ponía peor por momentos.
Intenté poner de nuevo en marcha el motor y para mi decepción no hizo intención de arrancar.
Bajé y eché a correr como alma que lleva el Diablo,pero la niebla era tan densa,que tropecé y caí de bruces,rompiéndome la nariz con una piedra.
Sabía que era el final,herido,sin poder ver y rodeado,mis esperanzas eran nulas.
Entonces sentí como tiraban de mis pies,me resistí,pataleé,pero mis esfuerzos fueron en vano,era arrastrado y no sabía hacia dónde.
Me dejé llevar y a mi alrededor solo veía gusanos,cada vez más.
Me dolía todo el cuerpo y notaba cada piedra y rama del camino,después de unos diez minutos que a mí me parecieron horas,me soltaron.
La niebla se dispersó y ví que estaba en una explanada en lo alto del camino y lejos del espanto.Estaba malherido pero vivo.
¿Quién me había rescatado?
Nunca lo sabré.

FIN

Juanga dijo...

3SP1NOS4

Me adormecí...Estaba en un lugar muy raro, parecía todo tan real que me lo creí, intente caminar pero me caí no podía andar sentía que mis piernas se desprendían de mi cuerpo. Me pregunté:

-¿Sería esto por los gusanos?

De repente me encontré muchos gusanos alineados formando una columna, eran asquerosos, yo intenté arrastrarme para salir de ahí entonces...Me despierto, los gusanos estaban ahí me creía que era una especie de pesadilla pero eran reales estaba todo plagado, no había salida, me rodeaban y eran mayores en número que yo, solo me quedaba rezar pero no lo hice si no que cogí una piedra y se la lancé a un gusano. No servía de nada eran demasiados entonces algunos gusanos me clavaron sus púas, era insoportable me quería morir ahí.

Quedé inconsciente pero unos tiros me despertaron, eran Josué y Elías, me alegré, me llevaron corriendo al coche de Elías y me aplicaron una especie de pomada en las manos y por todo el cuerpo.
Entonces se quitó los guantes de las manos y dijo:

-¿ves?

Esto me lo hicieron los gusanos y no es posible curarlo lo siento pero... y en ese momento me ahogué.

jomacanga dijo...

me adormecí... pasarían 4 horas cuando me desperté estaba lleno de picaduras rojas, la furgoneta esta destrozada y ya no hay mas gusanos cerca o eso creo.He conseguido salir de la furgoneta y había una espesa niebla he intentado caminar para llegar a la civilización pero no ha habido suerte seguiré caminando cuando descanse. he estado apoyado en un árbol durante 15-20 minutos.Cuando de repente he visto una mancha, una mancha como rosa como de ¡GUSANOS! esos malditos gusanos volvían dispuestos a picarme otra vez he corrido todo lo que he podido hasta que he visto una casa a lo lejos; La casa del hombre que disparaba a los gusanos de los árboles, corriendo toqué a la puerta, nadie abrió pero la puerta estaba abierta entré y me encontré a un señor tirado en el suelo llenó de picaduras rojas muy muy familiares, escuché un ruido extraño, giré la cabeza y me encontré un gusano enorme, literalmente,media 2 metros de largo y 1 de ancho, abrió la boca,vi sus "colmillos" con veneno acercándose hacia mí y.. de repente:
¡Pedro!, despierta, estabas gritando.Me encontré tumbado en mi sofá,sin picaduras,¿había sido solo un sueño? efectivamente mi madre dijo que estaba tan solo durmiendo,suspiré.¡GRACIAS A DIOS!. hijo he visto en la esquina de enfrente que buscan un joven que reparta pedidos de cebos a pescadores, ¿te interesa?.¡No me tires de la lengua mamá!

Anónimo dijo...

El canalla
Me adormecí pero no por mucho tiempo pues a los pocos segundos escuche un grito en la arte trasera de la furgoneta.
Pensé que era mi imaginación y miré el reloj.
Había pasado tan poco tiempo pero ya no se podía ver ni el volante pues los gusanos lo tapaban y eso que no habían pasado ni 2 minutos y ya no podía ver ni la alfombrilla del coche.
Escuche el grito otra vez.
salí raudo del coche y abrí la parte trasera de la furgoneta ya allí estaba el chico de la casa anterior que tenia en su mano unos gusanos.
Yo le dije:
-Sueltalos o te picaran.
-Y el contestó.
-¡No, son mis amigos!
-Estañado yo le pregunté como podían ser sus amigos.
y el me contó que cuando sus padres murieron tras un viaje encontró 2 gusanos en la bolsa de souvenires que traían del viaje.
Esos gusanos estaban amaestrados y pensé; si los padres de la infestación de gusanos le obedecían los demás tendrían que hacer lo mismo.
Traje de vuelta a casa al niño y allí consiguió que los gusanos se fueran por donde habían venido.
Yo no solo conseguí desacerme de los gusanos sino también conseguí un hermano pequeño pues me hice tutor de el pobre niño huérfano y lo traje a mi casa.

Anónimo dijo...

Fresita
Me adormecí estuve dormido una hora mas o menos.Al levantarme me seguía hinchando la mano y me dolían loas ojos.Intente salir del coche.Al salir vi enfrente mía a un hombre,me asuste.
-¿Como te llamas joven cito?-me pregunto aquel hombre.
-me llamo Alexander.- le conteste.
-¿Que haces por aquí?
_Estaba repartiendo medicina ,me perdí y de pronto me atacaron unos extraños gusanos.
Vamos a mi casa vivo por aquí cerca.- Me dijo aquel hombre tan extraño.
Al llegar a su casa le pregunte que como se llamaba,él me contesto:-Lo siento mucho por no presentarme,me llama Luis Carlos!!!!
Al entrar a la casa,fuimos a la cocina.Yo estaba hambriento de abre.
Luis Carlos me dio una sopa de lentejas,yo me la comí tan rápido y pedí más.
Ya era tarde,Luis Carlos me dio unas cuantas sabanas,una manta y un cojín,para irme a dormir.
Al dia siguiente yo me desperte y sali a la calle todo estaba calmado.
Que extraño!!!! Los gusanos habían desaparecido.Hurra!!!Pero mi mano todavía estaba hinchada.
Luis Carlos me dijo:
-Toma hecha te esta crema en la mano se te curara rápidamente.
-Gracias!!!-le conteste.
También me había dicho que a arreglado mi coche y puedo volver a casa.
Al volver a mi casa nunca mas volví allí.

Anónimo dijo...

Árbol sonriente.
Me adormecí..en un instante, sin más…Sentía dolor y a la vez escalofrío..mi cuerpo no sentía nada, solamente picor por aquellos gusanos que reinaban por todo el lugar.
La furgoneta estaba rota, el motor no arrancaba y mi mente…Mi mente estaba fría, no pensaba en nada ,no podía tirar de mí.
Al poco rato, mis ojos se abrieron, mi cuerpo estaba cubierto de gusanos, era un infierno todo aquello. No se iban de mí..¿Qué queréis dichosos bichos? ¿ Qué os he hemos hecho este pequeño pueblecito o incluso yo, para que vengáis hacia nosotros? No le encontraba respuesta a ninguna de esas palabras.
Al poco rato, volví a la casita donde estaba aquel pequeño niño...en la puerta, había una nota. En ella decía, ‘’Huye de esos malignos, quieren comerse tu piel, detrás del espejo, hay un líquido, lo he experimentado yo, ojalá que haya suerte...a mí ya me han devorado, no habrá nada mas de mí..muchísima suerte’’
Al leer la pequeña nota, salté rápidamente y fui a coger el líquido experimentado por él..Estaba atemorizado. Más bien, asustado..Fui a pulsar el bote para ver si tenía resultado..hasta qué..no siento las piernas, ni los brazos...no siento…no siento…nada…

Anónimo dijo...

Me adormecí, no sabia donde estaba, me había quedado pálido, no me acordaba de nada de repente sentí un cosquilleo por la espalda, estaba rodeado por esos gusanos no sabia lo que hacer. A lo lejos percibí una luz salí corriendo de aquel lugar oscuro y horripilante repleto de gusanos. Me acerque, era una casa, toque a la puerta pero no había nadie le empuje y la abrí entre dentro, me daba muy mala espina yo sabia que allí tenia que haber algo sospechoso, escuche al fondo de una habitación un ruido di un paso y pise un gusano, esos horripilantes bichos me perseguían, avance un poco mas , llegue a la habitación .Estaba completamente habitada por esos gusanos; no sabia lo que hacer aquella casa era como un laboratorio, pensé que aquello tenia que haber sido un experimento científico por que aquellos gusanos no eran normales cuando te tocaban te lastimaban , te quemaban ,parecía un virus o algo parecido por que la gente del pueblo la habitaban gusanos , tenia que resolver eso pero no sabia como, no sabia lo que hacer, de repente tocaron a la puerta me acerque di un paso pero no abrí.

Anónimo dijo...

campanilla
Me adormecí, no sabia donde estaba, me había quedado pálido, no me acordaba de nada de repente sentí un cosquilleo por la espalda, estaba rodeado por esos gusanos no sabia lo que hacer. A lo lejos percibí una luz salí corriendo de aquel lugar oscuro y horripilante repleto de gusanos. Me acerque, era una casa, toque a la puerta pero no había nadie le empuje y la abrí entre dentro, me daba muy mala espina yo sabia que allí tenia que haber algo sospechoso, escuche al fondo de una habitación un ruido di un paso y pise un gusano, esos horripilantes bichos me perseguían, avance un poco mas , llegue a la habitación .Estaba completamente habitada por esos gusanos; no sabia lo que hacer aquella casa era como un laboratorio, pensé que aquello tenia que haber sido un experimento científico por que aquellos gusanos no eran normales cuando te tocaban te lastimaban , te quemaban ,parecía un virus o algo parecido por que la gente del pueblo la habitaban gusanos , tenia que resolver eso pero no sabia como, no sabia lo que hacer, de repente tocaron a la puerta me acerque di un paso pero no abrí.

Anónimo dijo...

seudónimo:escritor/a crisalida
Me adormecí...,estaba notando en mi cuerpo que se me subían gusanos y toda la piel se me ponía roja. A lo lejos oía unos extraños pasos que decían
-!ven!.
Yo asustado salí de mi camioneta de repartos y me adentré en el bosque. Al cabo de unos minutos, ví a una mujer sentada en una roca, vestida de blanco.Me asusté, pero me acerqué a ver que le pasaba. Ella me miró con una mirada fría y seca y me dijo que le acompañara para contarme su historia. Yo estaba sorprendido, porque no creía que esa mujer estuviera viva.
Tras andar un buen rato, la chica empezó a contarme su gran historia.
- Una noche estaba yo con mi hijo y noté como la seda blanca envolvía mi cuerpo, intenté protegerlo, menos mal que el bajó al sótano y no se lo llevaron pero a mí, me llevó una ráfaga de viento emitida por el terrible gusano. Temblando intenté espapar reptando,pero ellos me vieron y me llevaron al agujero más profundo del valle. Tras pasar varios días salí del capullo de seda y me instalé en este valle.
-¿qué me ocurrirá a mí?
-Te convertirás en gusano para siempre..

Anónimo dijo...

Cansino:
Me adormecí en el asiento de mi coche pero sin saber como conseguí levantarme salir de ese coche infestado de gusanos mutantes.Salí corriendo me daba igual el sitio.Cuando estaba apunto de tirar la toalla , vi una casita que parecía abandonada y me acerque
-que raro esta casa no figura en el mapa.
Mientras miraba el mapa llegó a mis oídos aquel sonido
ç tan horripilante que hacían esos gusanos y dije:
-hay alguien? , ayuda!!!
pero nadie contestó, volví a llamar:
- abridme , socorro!!!
Tenía tanto miedo que rompí la ventana y entrè. A primera vista parecía una casa abandonada.Un poco después vi una luz en una habitación , me acerqué y vi unas màquinas muy raras. Me aproximé a investigar cuando una persona me agarró por detrás. Yo intenté forcejear pero entonces, me golpeè contra el suelo y me desmayé.
Al despertarme, sentí que estaba atado, miré a mi alrededor y no vi a nadie. Entonces saqué el corta plumas de mi bolsillo y empecé a quitarme las cuerdas. Cuando estuve libre salí corriendo y cuando creía que estaba a salvo vi a un hombre, seguido de innumerables gusanos.

Anónimo dijo...

Seudónimo: Car

Me adormecí…
Al cabo de un tiempo, escucho unos cuchicheos como si vinieran de fuera de la furgoneta. Intenté abrir los ojos pero era como si tuviera dos kilos de mármol encima que me impidieran abrirlos. Intenté mover las manos pero las tenía enganchadas a algo y no podía hacer nada. Al final, moví la cabeza y se cayó algo de mis ojos y pude ver lo que era. Era un gusano horripilante, pero no me preocupé por eso. Abrí los ojos y ví toda la furgoneta llena de gusanos muertos, pero miré fuera y no pude creer lo que veía: ¡todas las ventanas, toda la luna delantera, los retrovisores llenos de gusanos! Me miré en el espejo del coche y tenía toda la cara roja, con un aspecto horrible pero no podía moverme. Al fin, pude abrir la ventana con el pie y había dos señoras mayores riéndose, tenían un aspecto poco saludable y no me dijeron nada. Pensé que nunca podría salir de allí. De pronto, vino un hombre vestido de negro que me puso algo en la cara y desde ese momento no recuerdo nada más de mi vida.

Frank and Chad dijo...

I'm aslept.Five minutes later I saw a alien he was swam on the spacial ship.I'm was in the car and I had thriller and I went drove the car is said,my car,I didn't found the car keys.The worms was bleed,in this moment I saw a lorry that was more slow.
the lorry was blue and white of colour... In this moment,I found the car keys,and I ran whit the car.I was drank and I was drunk in my house.when rise the sun,I didn't get up of my bed because I liked sleep in my comfortable bed.
I'm secreb in the worms that I had in the car.I said while that I was arranged my bedroom and I was folded my clothes.While the time pased I tought in this worms that they was the problem of all this.Ten minutes later I was took a bucket full of harmmers because the hammers was more heavyer that a stone and in a plastic bag, the bag was break.Well,I was sold hammes and then I saw a alien that was dancing in the space ship.No!!!is the same of yesterday -I said.I was ran but the alien was said -no ran please they can friends.At the end we are friends.

Anónimo dijo...

sonrisa de gominola.
Me adormecí, no sentía nada, no veía, no escuchaba….
Cuando desperté estaba en una cama de una casa de aspecto abandonado. De repente sonó un teléfono que había en una mesita. Alargué el brazo y lo cogí.
- ¿Hola? ¿Quién es?
- Hola, soy Elías.
- ¿Dónde estás? ¿Qué hago aquí?
- Te llevé a esa casa cuando te encontré y gracias a la pomada que te apliqué sigues con vida.
- ¿y qué hago aquí solo? ¿Dónde estás?
- Yo estoy en mi casa. Ya ha pasado un año desde tu accidente y la situación ha empeorado. No puedes abrir ventanas, ni puertas o te invadirán. No pude quedarme contigo, no habría aire suficiente para los dos.
La llamada se cortó y yo me quedé sobre esa cama sin saber que hacer, me había pasado un año durmiendo y ahora no podía salir de aquella casa. Estaba solo, sin nadie, sin nada… El aire se me acabaría pronto, me moriría poco a poco. Todos los días me preguntaba si no seria mejor abrir la puerta y morir de una vez por todas. Deseaba morir, deseaba la muerte…

Anónimo dijo...

Cleo
Me adormecí...Al cabo de un rato me desperté, pero estaba en un lugar muy distinto al que yo recordaba.Cuando me dí cuenta, sentí un sentimiento algo extraño, tanto que llegué a pensar que era producto de mi imaginación. Comencé a caminar para buscar el camino que me llevara de vuelta a casa. Era insoportable el dolor de la picadura del gusano. Cuando pasó un rato, estaba muy cansado y creí que era mejor descansar para luego poder continuar con energía, así que busqué un lugar apacible. Cuando encontré una casa, estaba algo indeciso, pero decidí entrar. Parecía que no había nadie, pero cuando subí por las escaleras, ví a un señor y me dijo:

-Será mejor que te marches si no quieres que te pase lo mismo que a los que vivieron aquí.

-¿Qué les pasó?

-Hace muchos años, los gusanos les picaron, ellos pensaron que con una pomada todo se arreglaría, pero no fue así, porque se convirtieron en gusanos. Y esa es la razón de que cada vez halla más.

-¿Qué? Pero eso no es posible.

-Pues así es. Y marchate de aquí antes de que te suceda lo mismo.

Anónimo dijo...

Mimosin
Yo me adormecí en el coche y por culpa de un extraño ruido me deje la ventanilla del coche abierta , hacia frío y se escuchaban ruidos terroríficos.Estaba asustado , pero conseguí dormirme , al cabo de dos horas note como si algo me andara por el cuerpo , tenia un escalofrío.Me quité los pantalones y la camisa , tenia todo el cuerpo rojo,¿qué es esto? como no, otra vez los gusanos largos terroríficos.Miré hacía la carretera y seguían los gusanos allí pero cada vez más cerca de la furgoneta.Entraron en la furgoneta y no podía salir, llamé a Elías para que habriese la puerta porque yo no podía salir,pero Elías no me escuchaba.Yo no podía estar mas tiempo hay metido y los gusanos me pinchaban ,tenía un dolor muy fuerte.Conseguí espantarlos echando un bote de pimienta que me encontré tirado en la furgoneta , gracias a eso conseguí abrir la puerta y salí.Elías estaba tumbado leyendo un libro con los auriculares y por eso no me escuchaba.Fui al mercado del pueblo para vender los productos que llevaba en la furgoneta , pero algunos estaban mordidos por los malditos gusanos.Vendí todos los productos que llevaba,pero yo todavía tenía picores por esos gusanos.
Elías: ¿Qué te pasa?
Yo: que mientras estaba en esa furgoneta me han picado unos gusanos muy largos y repugnantes.
Elías:¿Quiéres este producto? Te servirá para aliviar el picor.
Yo:¡Vale!Muchas gracias Elías.Adiós.
Gracias a la crema de Elías se me quitó el picor.

Anónimo dijo...

seudinimo: linda2045
me adormeci dejando la vetana abierta ellos empezaron a estrar me desperte de golpe al cabo un ungran rato,no podia sentir nada solo podia ver los gusanos arrastrandose a mi alrrededor intente levantarme pero nada mi cuerpo no reaccionaba ,no respondia era como si yo no existiera una sensacion extrana me recorria veia como los gusanos, cada vez mas grandes,seguian arrastrandose por mis brazos pero nada segua sin poder levantarme , entonces cuando creia que todo estaba perdido un extraña lus se aparecio ante mi .¡Era el niño de la casa !¿Pero que acia aqui ? ¿ Venia a vuscarme ami?
Derrepente mis ojos se cerraron y se apagaron las luces ,no podia ver nada ,solo la oscuridad .
derrepente me econtre solo con el niño , no sabia donde estabamos entonces el niño dijo:
-¿ Tu sabes donde estan mis padres verdad ?
Yo respondi:
-Yo no se donde estan tus padres niito ¿Como me as sacado tu solo de alli ?
- Yo no estoy solo me ayudaron mis amigos
-¿ Que amigos ?
- Los gu----

Anónimo dijo...

Seudomino:Gusanillo


Me adormecí y al cabo de un tiempo, me desperté y era como si algo extraño me hubiera pasado no sabia donde estaba ni que hacia allí .Al cabo de unos minutos escuche una voz conocida, y salí de mi furgoneta una mujer con ropa vieja me estaba hablando pero yo no la entendía y le dije con gestos que no le entendía, pero aquella mujer vieja seguía hablando hasta que de repente la reconocí era la mujer a la que le deje el pedido un poco extraña, la mujer me decía que si me iba a su casa a tomar un té, con la cabeza le negué no estaba el asunto para tomarse un té necesitaba llegar a un poblado pronto no tenia cobertura ni comida y tenia mucha hambre, a si que camine por una carretera vieja y estrecha.
Al cabo de media hora llegue a un punto en el que la carretera estaba cortada, sin rumbo me paralice un instante y vi a lo lejos una casas viejas y abandonadas fui hacia ese lugar y era un pueblo desde allí llame a mis padres para que vinieran a este lugar tan siniestro

Anónimo dijo...

CORSARIO_87

Me adormecí, no sé cuánto tiempo pasó. Cuando desperté, una leve brisa rozaba mi cara, de repente una voz fina y nerviosa me sobresalto, era el niño de la ultima casa, que abanicándome trataba de darme aire que era lo que me faltaba.
- ¿Está usted bien?, ¿se ha hecho daño?
- Creo que estoy bien no me he hecho daño, no sé qué ha pasado, lo último que recuerdo era una fuerte ráfaga de viento que hecho sobre mi furgoneta millones de púas blancas, me asusté y di contra el árbol. ¿Qué es lo que está pasando?, ¿Qué significa todo esto?
Lentamente me iba recuperando y empecé a prestar atención al niño, solamente el rostro era visible, el resto del cuerpo estaba cubierto por algo que desprendía un fuerte olor y llevaba consigo varias linternas halógenas.
- Toma, rocíate esto en tu ropa para que me puedas acompañar a un lugar más seguro. Estos bichos huyen de este olor fuerte y no se acercan, y la luz de estas lámparas los enceguecen. Realmente es por la noche cuando se puede salir al exterior con un poco de seguridad.
No lo pensé dos veces y comencé a seguirlo…

bruno dijo...

CORSARIO_87

Me adormecí, no sé cuánto tiempo pasó. Cuando desperté, una leve brisa rozaba mi cara, de repente una voz fina y nerviosa me sobresalto, era el niño de la ultima casa, que abanicándome trataba de darme aire que era lo que me faltaba.
- ¿Está usted bien?, ¿se ha hecho daño?
- Creo que estoy bien no me he hecho daño, no sé qué ha pasado, lo último que recuerdo era una fuerte ráfaga de viento que hecho sobre mi furgoneta millones de púas blancas, me asusté y di contra el árbol. ¿Qué es lo que está pasando?, ¿Qué significa todo esto?
Lentamente me iba recuperando y empecé a prestar atención al niño, solamente el rostro era visible, el resto del cuerpo estaba cubierto por algo que desprendía un fuerte olor y llevaba consigo varias linternas halógenas.
- Toma, rocíate esto en tu ropa para que me puedas acompañar a un lugar más seguro. Estos bichos huyen de este olor fuerte y no se acercan, y la luz de estas lámparas los enceguecen. Realmente es por la noche cuando se puede salir al exterior con un poco de seguridad.
No lo pensé dos veces y comencé a seguirlo…

Anónimo dijo...

Seudonimo:Terrorífico


Me adormecí en el asiento trasero de mi furgoneta, al despertarme algo raro ocurrió no me desperté en ese lugar, cuando me desperté estaba en un sitio oscuro y silencioso, no se escuchaba nada ni el piar de los pájaros al ver que no se escuchaba nadie grite: Eo eo ¿Hay alguien?, al ver que nadie contestaba, salí en dirección a un poblado que se veía a lo lejos ,pero tenía que atravesar un oscuro y viejo bosque.

Al cabo de unos minutos vi una manada de jabalíes que se aproximaban ami como si quisieran algo de mi al ver que los jabalíes venían hacía mi salí corriendo disparado en dirección al poblado.3 horas mas tarde llegue al poblado era un poblado viejo pero para mi era algo familiar aquel poblado, tras unos minutos recordé que ese poblado era donde le entregue el pedido a esa mujer extraña, a si que salí corriendo de allí en dirección a donde tenia mi furgoneta blanca allí estaba en el aparcamiento número 8 justo donde la deje, apresurado por lo terrorífico que era ese lugar abrí la puerta de atrás de la furgoneta y me encontré a 100 gusanos en toda mi furgoneta.

Anónimo dijo...

Dulcinea =)

Me adormecí en el asiento del coche durante unas horas. Mientras dormia ivan naciendo más y más gusanos, las bolsas de tela blanca caían sobre el coche... Con el ruido que hacían las bolsas al caerse me desperté y con un susto de muerte, cría que me moriría allí ahogado en esos bichos asquerosos.Cerré la ventanilla para estar bien protegido de esos gusanos repugnantes y derrepente, aparece un hombre con unos guantes en las manos y un gorro en la cabeza, me pegué un buen susto. El tio me dijo algo que no me enteré muy bien de lo que me dijo,
-¿Qué?- le contesté.
Y él volvió a repetirlo,
-¿Qué dice señor? no le esucho muy bien-le dije.
Él tio se acercó al lado de la ventana y de un tirón abrió la puerta.
-Niñoo sal del cochee y ¡correee!- me dijo gritando.
Le hice caso y salí corriendo, y ya no volví más a ese lugar.

Anónimo dijo...

NINFOSIS



Me adormecí y caí dormido. Al rato me desperté y pensé que era un sueño pero tenía la mano hinchada y dolorida y además atado a una silla incomoda, estaba en una casa de la que se habían apoderado los gusanos. Había gusanos en las paredes y también sus crisálidas en las esquinas. Se podía ver por la ventana estaba en el bosque
sabía que tarde o temprano aparecería la madre de los gusanos pero no fue así en vez de la gusano madre apareció el niño y dijo
¿Te gustan mis gusanos?
No porque van a destruir el pueblo y a sus habitantes y además ¿por que lo haces?
Porque hace dos años murieron mis padres y los del pueblo me ignoraron, hasta que vi un gusano que estaba conmigo y viceversa vi cómo se reproducía y así se fue creando esta manada enorme de gusanos.
El niño me soltó y escapé, pasaron los días y no había más gusanos pensé que se habían muerto pero recordé las palabras del niño avisé al pueblo para recoger las crisálidas pero solo vino el cazador, recogimos la mayoría y al llegar la primavera se convirtieron en mariposas y se largaron.

Anónimo dijo...

termineitor


Me adormecí......escuche un ruido muy extraño me asuste y abrí los ojos.Vi a esos extraños gusanos en mi cara!!!! Eran horribles salí de la furgoneta, me mire a un espejo que tenia en el bolsillo del pantalón.Tenia toda la cara hinchada.Fui a esa casa que estaba a
Al llegar,llame a la puerta y salio un hombre muy extraño.
-Que haces por aquí,nunca te he visto.-me dijo
-Perdona,¿me puede ayuda?, soy nuevo por aquí.-le dije a aquel hombre.
-que te pasa?-me preguntó.
-Me duelen los ojos y tengo la mano hinchada!!-le conteste yo.
-Pasa.-me dijo.
Me hecho una pomada en la mano y algo en los ojos, se me quito el picor de los ojos rápidamente y la mano ya no estaba tan hinchada.O sabia como se llamaba aquel hombre y tenia vergüenza.
Al día siguiente volví a mi casa,ya no estaban aquellos gusanos tan raros!! me alegre y me fui (en la furgoneta) a casa.

FIN

Anónimo dijo...

Remera
me adormecí...
no se cuánto tiempo pasó ,pero cuando me desperté me encontraba en una oscura habitación. Oí un ruido, era el niño al que tiempo atrás le había dado el pedido del supermercado.
Entonces recordé lo que había pasado, pero...¿y la furgoneta?¿y los gusanos?.Miré mi mano pero no la podía mover ,la tenía hinchada e inmovilizada. El niño que había entrado en la habitación me echó la crema en la mano y me dijo que volvería a la normalidad en unos días.
-Los gusanos tienen un veneno que te paraliza y te recorre por todo el cuerpo, la crema solo atrasa el efecto pero solo la sabia de los árboles en los que están puede curártela de verdad, pero es casi imposible conseguirla, pero si no morirías-me dijo el niño.
Al día siguiente me puse una ropa de abrigo, que me dio el niño, para que no me volviesen a picar los gusanos. En cuanto me acerqué a un árbol los gusanos empezaron a aparecer, en ese momento oí dos disparos ,era el hombre de la parte alta del valle ,un disparo había echado atrás a los gusanos y el otro dio en un árbol y la sabia empezó a brotar, me la eché en la mano ,entonces el hombre me llamó ,nos fuimos con el niño en una furgoneta y nunca más volví a ese valle.

Anónimo dijo...

Pseudónimo: C. Total War.


Me adormecí… pero aún podía seguir escuchando el maldito sonido de los gusanos acercarse. Intentaba quitarme el cinturón pero era incapaz de moverme. Me encontraba totalmente paralizado, el viento cada vez traía más espinas que se me clavaban en la cara y los gusanos se acercaban poco a poco pero a paso firme.

Hice un gran esfuerzo para intentar abrir los ojos, cundo la vista se me aclaró, era imposible ver la carretera con tantos gusanos. Ahí, me rendí por completo. Pronuncié mentalmente mis últimas palabras y dedicatorias y me dispuse a perecer a manos de una asquerosa plaga de infernales gusanos.

Divisé una sombra a lo lejos y oí un disparo, entonces supe que era Elías pero era demasiado tarde. Pero no venía solo, junto a él se encontraba el niño del último reparto. Seguí oyendo disparos y además, el niño estaba rociando gasolina cerca de la furgoneta. A partir de ahí solamente hacía calor y se oía a los gusanos gritar de dolor. De repente, tenía mucho sueño y hice nada más que dormirme.

- ¿Estás bien? (preguntó el niño)
- ¿Dónde estoy?
- En mi casa.
- ¿Y Elías?
(no obtuve respuesta)
- ¿Dónde está Elías?
- Ha…ha…muerto.
- ¿Cómo que ha muerto?
- Una racha de viento repentina estrelló un nido de gusanos en su cara y los gusanos le clavaron sus espinas por toda la cara y el cuerpo.
- No puede ser…(dije angustiado).
Está claro que todo está perdido, ya no podemos salir de aquí. Cuando los gusanos lleguen, nosotros estaremos preparados.
(el niño intentó no derrumbarse).
Tú tranquilo chico, la muerte sólo es el principio de la vida.
(me miró como si fuera su gran mentor y me dedicó su primera y última sonrisa en toda su vida).

Fin.

Anónimo dijo...

Rocío Bieber

Me adormecí... y al día siguiente, cuando desperté me sobresalté con un profundo grito al ver que el coche estaba lleno de gusanos blancos. No os lo podéis ni imaginar, había un montón, no podía ni moverme. Me bajé del coche y fui a pie hasta la primera gasolinera que encontré. Le pedía a la dependienta si me podía dejar un móvil para llamar a la policía. Llamé y me contestó una voz de mujer. Vinieron a buscarme y me llevaron a mi casa.
Al cabo de unos meses tuve una idea y me puse en contacto con unos inventores y les dije que me hicieran una clase de aspirador gigante, y que no me importaba lo que costara. Al final lo hicieron, fui al lugar y aspiré todos los gusanos. Y la gente de allí me lo agradeció y me felicitaron. Y hoy me siento la persona más feliz del mundo por haber ayudado a unas pobres personas de un pueblo.

Anónimo dijo...

Mariposa

Me adormecí y sentía que entraban los gusanos por las rejillas de las ventanas. Cada vez entraban más gusanos. Eran asquerosos y repugnantes. Veía muy poco y pude encontrar debajo del asiento delantero del copiloto del coche unas pastillas para curar el efecto del gusano. Me las tomé y poco a poco me sentía mejor. A los gusanos más gordos les faltaban dos metros por lo menos para alcanzarme. No había ni un pájaro por el valle. Tuve que hacerle caso a aquel tipo e irme de este asqueroso pueblo. Intenté arrancar la furgoneta. Tenía ya muchos años. Arrancó al fin y avancé por un camino del pueblo para irme. Por el espejo del coche veía millones de gusanos, me puse un guante que era muy resistente y fui echando a los gusanos por la ventana. Cada vez venían más. Me pregunto de dónde podrían haber salido estos gusanos. Me escapé de aquellos monstruos. Nunca más trabajaré en esto de ir repartiendo paquetes. Avisé a todo el pueblo de que dejaran sus cosas y salieran corriendo. Creía que los gusanos me iban a matar. Menos mal que tenía las pastillas de mi abuela, de cuando le da su enfermedad. El pueblo quedó totalmente cubierto de asquerosos gusanos.

Anónimo dijo...

Elisa Gómez

Me adormecí... me dolía mucho la cabeza. La plaga de gusanos empezó a comerse las puertas del coche. Me asusté porque me sentía tan dormido que no podía levantarme. Cerré todo con llave y me dormí. Cuando me desperté, el viento se había parado, miré la carretera y vi que la plaga de gusanos se acercaba al pueblo poco a poco. Abrí las puertas del coche, salí y fui andando. Miré mi brazo y vi que mi piel se ponía oscura y muy seca. Tenía puntos blancos, como de seda. Intenté ir lo más rápido que pude para que me atendiera un médico. Pero no podía aguantar y me paré y me escondí detrás de un árbol. Miré a lo lejos, pero se me nublaba la vista. Entonces vi dentro del bosque un gusano gigante. Era el que los controlaba a todos. Sólo me faltaban tres kilómetros para llegar al pueblo. Empecé a correr, me perseguían por todas partes. Encontré a Elías y le pedí que me ayudase. Me vio el brazo y me puso algo de medicina. Le conté todo y me quedé dormido. Cuando desperté, él se había ido, porque nos estaban atacando.

Anónimo dijo...

Messi

Me adormecí... y cuando desperté me encontraba en una ciudad extraña. Empecé a tocar en cada casa, pero no había nadie. De repente salió un niño con su perro. El perro empezó a ladrar, no quería parar de ladrar. Y el chico le dijo a su perro: “¡Cállate, Rocky!”. Y el perro se calló. Yo le pregunté al chico: “¿Eres el único que hay aquí?”. Y el chico contestó: “Sííííí”. Y yo le dije: “¿Y tus padres?”. Y el chico me dijo: “Se han muerto por los gusanos del bosque”. “Y ahora ¿con quién te vas a quedar?”. “No sé”. “Vente conmigo”. “¿Adónde?”. “A un sitio muy lejos de aquí. Nos vamos a mi pueblo. Allí vivimos muy bien. Nos vamos ahora. Sólo tú y yo. Tenemos que buscar un coche”. Y el chico dijo: “Vale. Yo tengo uno de mi padre”. Y nos fuimos a casa.

Anónimo dijo...

Cota

Me adormecí... Un rato después escuché un ruido y me levanté un poco confuso. Miré mis manos. Estaban llenas de sangre. Cuando me levanté había llovido y había un charco. Fui a lavarme las manos, y cuando metí las manos en el charco, sentí un cosquilleo. Miré el charco y estaba repleto de gusanos que se estaban comiendo mis manos ensangrentadas. Miré a derecha e izquierda, estaba tan confuso que no sabía a donde ir. Vi una mujer acercándose muy deprisa. Iba corriendo. Me asusté y empecé a correr. Me cansé y la mujer seguía corriendo. Me tocó y me dijo: “¡Corre!”. Yo estaba muy cansado y, de repente, vi una manada de gusanos gigantes que destruían todo a su paso. Estaba tan asustado que, cuando se me acercaron, me tiré fuera de la carretera. Y los gusanos me persiguieron tan rápido que corrí todo lo que pude. Luego escuché el motor de un coche y vi que los gusanos estaban muriendo. Vi que era Elías con su escopeta el que estaba matando estos gusanos.

Anónimo dijo...

Pepa

Me adormecí. Momentos antes de dormirme pude ver el cristal delantero cubierto de esos repugnantes gusanos. De golpe noté que los ojos se me cerraban y no los podía abrir, hasta que me sumí en un profundo sueño y ahí me quedé.
Cuando desperté estaba en casa de Elías, que me había recogido y me había curado las manos. Me levanté y ya no sentía frío. Y no me picaban las manos. A un lado vi a Elías, preparando algo en la cazuela. Echó en un plato hondo un poco de sopa y me lo ofreció y me dijo: “Muchacho, no tengo mucho que ofrecerte, pero es todo lo que tengo”. “No pasa nada, gracias por salvarme de aquellos asquerosos gusanos”, le dije yo. Después de eso cogió una escopeta, salió de la casa y volvió a cerrar la puerta. Se oyó “boom” y volvió a entrar. Ya no era muy de día. Faltaba poco y se volvió a dormir para siempre.

Anónimo dijo...

Merrie Macmilla

Me adormecí, por eso no pude cerrar la ventanilla y los gusanos seguían entrando en el coche.
En ese momento me quedé al final dormido y soñé que yo me hacía a mi mismo una pregunta: “¿Saldré de aquí vivo?” Y una voz muy lejana me decía: “Claro. Saldrás vivo.”
Y soñé que los gusanos empezaban a picar la cara, no sabía si era un sueño o era realidad. Quiero despertarme pero no puedo. No sé por qué no puedo. Noto que intento mover la mano, pero no la sentía. Me picaba cada vez más y más, y me vendría muy bien la pomada que le traje a Elías, pero no tenía, no sabía qué hacer, sabía que moriría, que hoy serían mis últimas horas de vida. No había cobertura, pero oí pasar un coche. Grité, toqué el clacson y no me oyó. Y sentí que me sentía peor y creía que eran mis últimos segundos de vida. Y eran los últimos. Y lo único que dije fue: “¡Malditos gusanos!”.

Anónimo dijo...

Daniela

Me adormecí... De pronto más y más gusanos empezaron a entrar por la ventanilla. Se me hinchaba todo el cuerpo, era como que los gusanos querían comerme o algo parecido. De repente escuché un disparo... intenté gritar con todas mis fuerzas, pero era imposible, estaba demasiado lejos. Me dormía. Sentía que algo me mordía, intenté moverme pero me costaba mucho, me salía sangre por las orejas, me dolía todo. Los disparos cada vez se escuchaban más cerca. Me dormí. Me desperté y vi que estaba en la casa de un hombre. Era Elías.
Me contó que estuve dormido una semana. Las picaduras de los gusanos no se iban a ier. Elías mde dijo que fuésemos a matar a todos los gusanos, pero yo tuve mucho miedo... No sabía qué hacer, pero al final fuimos y quemamos todo el bosque.

-Ya hemos acabado con los putos gusanos.

Anónimo dijo...

Alicia Beatriz

Me adormecí... No me estaba dando cuenta de que los gusanos entraban en la furgoneta; me estaba quedando completamente dormido, mi mano estaba cada vez más roja e hinchada por las púas de los gusanos, los ojos se me estaban cerrando, no tenía energía para nada.
Me desperté. Estaba en una casucha vieja de madera, tumbado en una cama, no recuerdo muy bien lo que pasó, pero me vi la mano, me acordé; en uno de los pedidos toqué un gusano y me adormecí en la furgoneta; una mujer joven y un poco baja, con el pelo un poco alborotado se me acercó:

-¿Estás bien, chico?, me dijo, trayéndome una taza de té.
-Sí, gracias, pero ¿dónde me encontró?, le pregunté tomándome el té.
-Dentro de la furgoneta de reparto, estaba medio dormido y con muchos gusanos alrededor, me dijo. Pero no estaba muy segura de quiénn eras.

De repente, apareció un niño, que le dio un beso a la muchacha, el mismo niño del último pedido.
Yo sonreí, pero de repente notaba algo en la mano, me dolía mucho. Le dije a la muchacha que si podía, por favor, traer algo para mi mano. Corriendo la mujer trajo una pomada y me la echó en la mano. También le dije si me podía llevar a casa de Josué. Me respondió que no, que era mejor que me quedase en casa porque los gusanos eran cada vez más fuertes.

Escuchamos un grito procedente del bosque. Corriendo la mujer se puso un traje un poco raro y cogió un hacha; abrió la puerta y se fue.

Pasó un buen rato. La mujer no volvió, me estaba asustando, el niño se puso a llorar, lo entendí bien... ¿Fin?

Anónimo dijo...

Verdad, verdad

Me adormecí dentro del coche. Estaba desmayado. Había tenido un accidente por los gusanos. Escapé corriendo a una casa y ahí me escondí. Sin embargo, me han oído y había una habitación cerrada, la quería abrir y no lo hice hasta que se acercaron. Me escondí en el armario y cuando se fueron he salido de la habitación, buscando algo para curar la mano. Y tuve suerte porque había vendas y me las puse en mi mano. Era de noche, estaba solo. Salí de la casa. Vino una mujer, me habló, pero yo estaba adormecido. Estaba en una casa vieja. Me asusté. Pero la mujer me dijo que no me asustase, que era buena y “toma comida, que estás malo”. “¿Cómo te llamas?, me pregunta. “Me llamo Juan”. Pasaron tres días y me puse bien y me fui a casa en el autobús. No había nadie, sólo el conductor y yo. Quería moverme y no podía, porque todo era mi sueño. Y cuando me desperté de verdad estaba en el hospital, con mi mujer y mi familia. Me preguntó mi hijo: “¿Papá, qué te pasa?” Y yo sólo le hablé del accidente, no le quería decir lo demás a nadie para que no pensaran que estaba loco.
Salí del hospital, me fui a mi casa y, otra vez, soñando, me desperté de verdad, verdad y me quedé como loco. Estaba en el armario. Salí corriendo de la casa y me fui de esa ciudad y nunca volví a trabajar en el supermercado y no tenía familia, ni nada. Estoy solo para toda la vida y estoy malo.

Anónimo dijo...

Bob Esponja

Me adormecí y soñaba que estaba en mi casa, pensaba que ya había salido de allí, de ese montón de gusanos enormes, pero no sabía cómo me pude escapar de allí y no quise saberlo. Así que lo olvidé y fui a repartir los pedidos y tuve que ir otra vez al valle para terminar de entregar el pedido que no pude entregar el otro día. Era algo extraño, ya no había gusanos. No había nada, ni uno solo, pero ¿cómo pudo ocurrir?, ¿dónde se habían ido? Llegué a la casa para entregar el pedido y, de pronto, apareció un hombre. Estaba repleto de gusanos, los mismo que había el otro día colándose en el coche. De pronto grité y desperté de ese escalofriante sueño y ¡qué me pasaba! Todo mi cuerpo estaba cubierto por esos asquerosos gusanos. Pero, de pronto se escuchó un golpe, alguien intentaba abrir la puerta. Era Elías, me sacó del coche y me quitó todos los gusanos que tenía expandidos por mi cuerpo y volví a mi casa a recuperarme de ese horrible día.

Anónimo dijo...

Luisa Álvarez

Me adormecí, con el dolor de aquella bolsa de seda que se me infectó por todo el cuerpo. Pero, de repente, sentí como un picor en todo el cuerpo, pero me tuve que aguantar. Los gusanos de seda se acercaban más y más aún, pero no consiguieron entrar. Sólo se babeaban con sus asquerosas babas por toda la furgoneta. Y todavía venían aún más, pero me atreví a arrancar el coche. Pero mi cuerpo aún estaba paralizado y con unos picores. Se me ocurrió una idea: quitar los cables del volante y enchufarlos uno a otro hasta arrancar. Y así los gusanos se empezaron a asustar y, poco a poco, a irse. Miré el mapa y siguiendo el camino me deshice de unos asquerosos gusanos. De repente el coche se me queda sin electricidad y ¡no, no puede ser!, vi un camión de obras que se acercaba. Empecé a mover y mover la furgoneta para que me viese. Yo creía que se venía encima, pero cruzó al otro lado y se paró. Me preguntó qué haces aquí. Como que era muy raro y yo le pedí ayuda y le dije que unos sacos de seda me paralizaron. Pero, al fin, me cogió y me puso en el camión y no fuimos camino al hospital.

Anónimo dijo...

Rap XD

Me adormecí un buen rato, me levanté y me encontré rodeado de gusanos. Salí corriendo de la furgoneta y llevé el mapa conmigo. Fui a la cas más cercana, a 8 km con la mano infectada. Eché a correr por el medio del bosque. El bosque estaba infestado de gusanos y eran muy fuertes. Al final llegué a la casa, me puse una venda, me puse a buscar alguna arma y encontré una escopeta. Cerca de la casa encontré un toro muerto, ¡qué habría pasado con el pobre toro! Allí vi una botella de agua. Iba por el camino y me encontré un gusano. Le eché un poco de agua y el gusano se quemó. Tuve una idea. Vi que había un lago cercano en el mapa. Tras un buen rato me empezaron a perseguir los gusanos y los quería llevar hasta el lago. Por el camino encontré mucha gente muerta, con sangre. Entonces los llevé hasta el lago, me metí en el agua y se murieron todos menos uno. Cogí la escopeta y lo maté. Tuve que enterrar a todas las personas que estaban muertas. Menos mal, todo acabó.

Anónimo dijo...

Tom Sawyer

Me adormecí hasta que no pude más y me dormí. Al día siguiente desperté. Creí que era una pesadilla, pero no, estaban ahí secos, muertos; el sol les habría quemado. No pude escapar ya que cayó un nido de seda en el coche y no pude arreglarlo. El hinchazón se me pasó. Todas las púas se me cayeron. Me bajé del coche, jadeando, era normal que estuviera así, fui andando 8 kilómetros hasta que llegué a esa casa, “toc, toc”, nadie contestaba, “toc, toc”. Yo insistí. Escuché un ruido viscoso. Me asomé a la ventana, ¡era un nido de gusanos! Entonces salí corriendo de allí, como si me siguiera el demonio. En este caso, lo era. Corrí lo que nunca en mi vida, llegué a la casa del niño, era el único refugio cerca, “toc toc”, abrió suavemente la puerta, “déjame entrar, por favor”, los gusanos me siguen”, “¿ah, sí?”, una cara extraña, “pero ¿no sabes quién es el rey? Hay un rey, sí, soy yo”.

Anónimo dijo...

Pokemon

El repartidor del supermercado está en una casa y fue a llevar seis botes de pomada. Cuando tocó a la puerta, no le contestaba nadie y se dio cuenta de que la puerta del maletero estaba abierta. Pero, por suerte, un golpe de viento la cerró y empezó a oscurecer y a desesperarse. Le dijo: ¿están tus padres? No, pero si quieres puedo firmarte camino de casa. Por el camino cayó una cosa blanca en medio de la carretera y perdió el control y se estrelló. Intentó arrancarlo, pero estaba todo dañado. Se le empezaron a poner las manos rojas y los ojos se le empezaron a hinchar. Y murió en el bosque.

Anónimo dijo...

Javilote

Me adormecí y miré hacia atrás. Y venían una camada de gusanos hacia mí, rápido. Cuando vi eso me fui corriendo. Pero tan adormecido estaba que me dormí. Y los gusanos venían hacia mí para picarme todos. Al rato me desperté y tenía todo el cuerpo lleno de picaduras. Fui al médico para que me curaran las picaduras, pero estaba cerrado. Volví al reparto, y dentro de la furgoneta y de los paquetes había gusanos. Tuve que dejar el trabajo. Le pedí a Elías su escopeta para matar a los gusanos. Cuando lo hice, todo era perfecto.

Anónimo dijo...

John Cena

Me adormecí en el coche, después me quedé dormido y me sentía inflamado por el veneno, pero es que cada vez venían más, parecía que estaba muerto. Pasaron dos horas y yo seguía ahí, pero cuando me desperté creía que estaba en otra ciudad. Me sentía insólito, después del veneno que me inyectaron los gusanos creí que ya no volvería a abrir los ojos, pero los volví a abrir cuando ya no veía nada, veía todo blanco. Entonces pasó el hombre que encontré disparando a los sacos. Me preguntó: “¿qué te pasa?, estás muy raro?”. Y yo le contesté: “es que me adormecí y vinieron unos gusanos y me taparon todo el cuerpo y me inyectaron el veneno”. Pasaron unas dos horas y ya me recuperé. Podía ver todo lo que estaba a mi alrededor. Pero todo gracias al hombre que me ayudó, porque él fue quien me llevó al hospital.

Anónimo dijo...

El payaso

Me adormecí... Cuando me desperté no sabía dónde me encontraba, pero sabía perfectamente que no era mi furgoneta. Mis manos estaban hinchadas y rojas. Cuando intenté levantarme, una mano me cogió y me volvió a tumbar. Abrí los ojos del susto. Estaba tumbado en una casa vieja y rota. Un hombre viejo, de mínimo ochenta años estaba sentado a mi lado: “¿Qué me ha pasado?”, le pregunté. “Te han comido los gusanos. Todo fue mi culpa”, me dijo el hombre. “Me llamo Mo. Yo he creado estos bichos. Había creado una historia donde atacaban a los elfos cuando se acercaban demasiado a su reino. Mi hija Meggie me leyó esa historia. Justo cuando iba por “el gusano se comió al elfo”, el gusano salió del libro y ella se había metido en él. El gusano más grande que... que... no lo puedo explicar... había llegado ya hacia fuera mientras que yo gritaba Meggie, Meggie. Leí el libro más de 421 veces, pero mi hija no salió”. Mo se había puesto triste, una lágrima le cayó por la mejilla. “Déjame el libro”, le pedí. Me dio el libro y empecé a leer: “El gusano atacó al elfo, el elfo no podía hacer nada, estaba atrapado...” Una niña estaba en el salón. Mo gritó: ¡Meggie! La niña no sabía hablar, pero cuando me fui afuera no había ningún gusano, habían vuelto al libro, sólo quedaba la secta y la voz de Meggie estaba en el libro.

Anónimo dijo...

Mandarina

Me adormecí y vi hacia atrás como el niño de la última casa corría lentamente con una pala en su mano que hacía un ruido como si quisiese que me despertase. Se me cerraron los ojos de nuevo y, al cabo de un rato, todos a los que dejé la comida estaban allí, ayudándome a salir de allí, de aquel infierno, empujaban el coche con fuerza, como si los gusanos se acercaran rápidamente hacia ellos. Al cabo de un rato consiguieron sacar la furgoneta de allí. Todo era muy extraño, no entendía por qué me querían ayudar, pero todos me dieron un consejo, ten cuidado, yo de ti no seguiría para abajo, me dijo el niño con timidez, la mujer de la primera casa me dijo que el repartidor anterior casi nunca llegaba allí, era imposible, y el hombre tan extraño de lo guantes y el gorro de lana me dijo que era viejo y sabía todo lo que había pasado allí. Todos me acongojaron, tenía miedo, no sabía qué hacer, pero el niño de la última casa me dio un consejo que me ayudó bastante: ve hacia delante y enfréntate a esos gusanos. Tú eres nuestra salvación. Después de dos días hice un arma que nadie había visto en la vida. Con un solo disparo mataba a cien personas. Sí, maté a todos los gusanos pero yo estaba entre vida y muerte, me dolía todo, ellos vivían con felicidad, yo siempre sería el repartidor de su salvación.

Anónimo dijo...

ADORMECIDA

Me adormecí....

Un extraño ruido me despertó. Miré para un lado, miré para el otro, Todo estaba lleno de gusasanos. Me costaba respirar, me dolia la cabeza y tenía el cuerpo lleno de picaduras y me picaba mucho. Intenté levantarme, pero no podía. No puede ser, pensé. Miré a mis piernas y ví, que poco a poco se me undian y la tierra me tragaba. Grité con todas mis fuerzas. Nadie me escuchó. Poco a poco fuí sintiendo que los gusanos ya no me picaban. Pero... no me picaban porque estaban en el capó de la furgoneta intentando decirme algo. Intenté escapar, puesto que ya no los tenía encima, pero cuando me levanté ví que los gusanos formaron la palabra MUERTE. Salí corriendo pero me costaba andar. Llegué a un albergue, estaba entero de gusanos, entré. No tenía miedo después de lo ocurrido. Derrepente se cerró la puerta. Me levanté, pero por mucho que quisiera la puerta no se abría. Me senté y me puse a pensar.¿Qué me quieren decir los gusanos? ¿por qué no puedo salir del albergue?
¿es esto un albergue? ¿Me moriré, como dicen los gusanos?....

Anónimo dijo...

Critica al widom

El tío cuando se estrelló fue a buscar una casa para aliviarse los ojos. Y la casa más cercana estaba a 8 kilómetros. Entonces el tío empezó a andar y los gusanos se echaron encima. Eran feos, gordos y alargados, con el pelo amarillento y, al mismo tiempo, grises. El repartidor salió corriendo y no paraba por nada del mundo. Entonces vio una luz y el muchacho se paró y fue caminando hasta la casa. Tocó y abrió la puerta una vieja que estaba poseída por los gusanos. Le dice: pasa, muchacho. Y pasó. Y le dijo el muchacho: ¿tienes donde dormir? Y ella le dijo: sí, acuéstate en la cama de los gusanos. Y los gusanos lo mataron.

Anónimo dijo...

Sebastia

Me adormecí... Me había quedado un poco dormido como varias horas. Las ventanillas estaban un poco abiertas y los gusanos cada vez entraban más. Y cuando me desperté había visto todo mi cuerpo rojizo y rodeado de gusanos. Y la furgoneta estaba muy llena y me sentía como enterrado debajo de los gusanos. Pero al pasar unas horas conseguí abrir la puerta y empezaron a caer gusanos poco a poco. Y después abrí la otra puerta y empezaron a caer poco a poco. Y el niño que le había entregado el último pedido me había visto asfixiado con los gusanos y vino a socorrerme y me sacó de la furgoneta. Y al sacarme me habían picado varios gusanos en la mano. Tenía las piernas hinchadas. Me llevó para su casa, me curó. Me había empezado a sentir mejor y al pasar unas horas me sentí muy bien y pude volver a la ciudad.

Anónimo dijo...

Media Luna
Me adormecí… de pronto sentí como se me cerraban los ojos, yo no quería, pero mi cuerpo me lo impedía. Poco después los cerré, pero antes de cerrarlos sentí el cosquilleo de aquellos gusanos subiendo por mi cuerpo.
Cuando me desperté estaba en una habitación muy oscura. Nada más abrir los ojos percibí la forma de un cuerpo que mi mente recordaba, pero mis ojos no conseguían distinguir. Cuando mis ojos se acostumbraron a esa tenue luz, pude ver que era aquel niño tan raro que me firmó la hoja de los repartos que le había entregado.
Asustado le pregunté: ¿qué me ha pasado?, él me respondió: los gusanos te atacaron y te traje a mi casa para sacarte el veneno…pero no he conseguido quitártelo todo, así que pronto podrás arrepentirte de haber bajado a este bosque. Yo le volví a preguntar: ¿Están tus padres es casa? Sí – me respondió – siempre han estado, están aquí. Se encendió una luz y mirando de reojo vi a un hombre y a una mujer tirados en el suelo. Al principio pensé que estaban dormidos, pero el cabo de unos segundos me fijé en que no respiraban. Ahí me asuste más de lo que estaba…de pronto sentí cómo se me cerraban los ojos, me faltaba el aire, no podía respirar, intenté pedir ayuda, pero me resultó inútil… estaba muerto.

Anónimo dijo...

Belieber.
Me adormecí..
Supongo que habría pasado por tiempo cuando me desperté , sentía un cosquilleo leve, pero a la vez pegajoso. Intenté levantarme para ver que era, pero no pude, no tenía fuerzas ni para levantar un solo dedo.
Me miré los dedos. Tenía pelos amarillos, parece ser de los gusanos que vi con Elías..
Aun que estaba en el coche, por el cristal de la ventana se podía divisar un cuerpo a lo lejos que venía hacia mí, corriendo o a paso ligero.
¿Quién sería? ¿Qué quería?
Parece ser alguien conocido, pero..¿es Elías? Cada paso que daba su rostro se veía más claro..
Sí, era el, y venía a buscarme o no sé a qué sería..
De pronto abren la puerta del coche
Elías— ¿Qué haces aquí?Unos chavales del pueblo han pasado por aquí y me han dicho que te habían visto durmiendo en el coche y tenías gusanos a tu alrededor y he venido lo antes que he podido.
Yo—Me adormecí..y al despertar me encontré aquí no sé que hago, no sé que ha pasado..sólo sé que no me puedo mover..
Gracias a que Elías llegó todo ha salido bien..si no fuese por el, estaría devorado por los gusanos..

Anónimo dijo...

¿Cuándo dicen quien ha ganado?

bibliotecaiesmurgi dijo...

El jurado está leyendo y valorando... La próxima semana tendréis noticias.

bibliotecaiesmurgi dijo...

Quizá tantos y tantos gusanos han sido demasiados para este pequeño blog y uno de los relatos enviados al concurso, sin saber por qué, fue considerado como posible spam y desviado a una zona protegida. Lo transcribimos aquí ahora, el jurado ya lo tiene también en sus manos y, naturalmente, podrá tenerlo en cuenta a la hora de conceder sus premios. Aprovechamos para agradeceros a todos vuestra participación (han sido 64 los relatos presentados al concurso) y os pedimos un poco más de paciencia. El jurado está deliberando. En unos días sabremos...

Este es el relato número 64:

Seudónimo: Andrea Suñer

Me adormecí… De repente me desperté por culpa de un ruido extraño, me costó espabilarme pero, al final, me di cuenta que venía desde fuera. Miré a mi lado y no había nadie, miré hacia el otro lado y estaba Elías con un martillo, intentando abrir la ventanilla. Yo aún estaba adormecido y parpadeé lentamente y volví a dormirme. De repente volví a despertarme por una brisa que rozaba mi cara húmeda y fría y noté que alguien me tocaba: era Elías que me llevaba en brazos por el bosque hacia su cabaña. Allí vi cómo Elías me echaba una especie de pomada en las manos y me hacía tomar un líquido amarillento que me alivió bastante. A la media hora ya me encontraba muchísimo mejor. Estaba en la cabaña del bosque de Elías. Elías me miró y dijo: “Por fin despertaste, nunca fue buena idea que te adentrarás en este bosque, amigo, pero ahora descansa.” Me sentí reconfortado y decidí descansar un rato. Me volví a despertar y ¿pero esto qué es? Estaba en la furgoneta, había soñado todo… “¡Ayuda, ayuda…!”